domingo, 4 de febrero de 2018

Presentación de Human en Madrid, 19 de enero de 2018.


Cruzadas las puertas del Teatro Concha Segura, al finalizar el gran estreno del pasado 18 de noviembre de 2017, como si de una premonición se tratara, me enteré por sorpresa de que Human se presentaría en Madrid el 19 de enero de 2018. Al salir, a algunos de los miembros del club de fans, nos preguntaron si queríamos los carteles del concierto. Todos pensábamos que nos llevaríamos de recuerdo el cartel del gran estreno en Yecla, al darle la vuelta al cartel: ¡sorpresa! ¡la fecha está mal!, nos decíamos unos a otros, y entre risas descubrimos que se trataba del anuncio de un nuevo evento que aún no conocíamos. 


¡Madrid! ¡19 de enero! ¡Qué suerte la mía!, justo en esa fecha tendría que viajar a Madrid por trabajo. En esta ocasión sólo he tenido que esperar dos meses para volver a disfrutar de su guitarra, su música y su magia. 

Tardé sólo un par de días en ajustar los planes para hacer coincidir mi viaje con esta presentación. ¡Era la excusa perfecta! Un día de risas entre compañeros de trabajo e intensa visita al recinto ferial que pasó más rápido de lo esperado y al que le puse el broche perfecto asistiendo a otra noche especial, con otro gran concierto. 

Me alojé cerca de la sala en la que actuaba Juan, a sólo unos minutos andando, paré en el hotel el tiempo justo para ponerme "mi camiseta de Génesis" (La de Human resultó algo fresca para esa noche) y salir corriendo a picar algo antes del inicio del concierto. Llegué unos minutos antes de que empezaran con mi compañera, a quién convencí para que me acompañara y conociera a este gran artista del que tanto le había hablado. Pude saludar a unos yeclanos a quiénes tengo mucho cariño y me dispuse a disfrutar.

Entramos en una sala ubicada en un oscuro sótano, me recordó a los tradicionales locales irlandeses, no muy grande, oscura, en la que el escenario era el centro de atención, donde músicos e instrumentos parecían más grandes y destacaban con gran intensidad. Encontré a Juan sobre el escenario cuidando los últimos detalles, muy bien acompañado por Fer Varela, Javi García, Alberto Scarlatta y Carlos Expósito (quién le acompañó esa noche a la batería). 

Un concierto con un toque íntimo, creado tanto por el ambiente sobre el escenario como por el marco de esta sala. Temas de Human, el gran protagonista de esa noche, pero también de Génesis, deleitaron al público que allí nos encontrábamos con los ojos clavados en sus mágicas manos. La emoción crecía por momentos y no era difícil escuchar entre la gente comentarios como: ¡buahh qué pasada! ¡qué bestia! ¡es un crack! ¡impresionante!. Sentí, por momentos, como si estuvieran tocando sólo para mí, ilusión que se rompía con los aplausos del público al finalizar cada tema. 

El vello de punta de nuevo con interpretaciones como "No diré Adiós" y "Éxodo", aunque no pude evitar emocionarme con cada nota que salía de aquellas guitarras. Revivir sensaciones que tanta alegría me han dado con Génesis y disfrutar como una niña pequeña entonando las letras de estos dos ¡discazos!, sin duda, todo un regalo.
La anécdota de la noche, una cuerda rebelde, que nos pareció saltar. Después me enteraría por el propio Juan que había sido más de una y sería toda una hazaña acabar aquel tema. La mayoría, créeme, no lo notamos. :-) 

Cargadas las pilas, después de darlo todo una vez más, disfrutamos de un divertido sorteo en el cuál los números no me acompañarían... ¡me quedé sin botas! 


Después del concierto pude compartir un rato con nuestro querido Juan, me alegra verle disfrutando tanto de su trabajo, alegría que contagia a todo el que le sigue. Todo un lujo poder disfrutar de tus logros y acompañarte en el camino. Gracias por cada ratito que nos dedicas. Espero que nos veamos pronto. Abrazacooooo


domingo, 10 de diciembre de 2017

HUMAN, música y emoción convertidas en historia.


En noviembre de 2015 tuve la gran suerte de vivir en directo el estreno de "Génesis" de mi gran amigo Juan Saurín. Viví aquella noche uno de los momentos más mágicos de mi vida y disfruté a lo grande del talento de este gran artista. Un día inolvidable para todos sus fans y en especial para él. Su primer disco veía la luz y se mostraba ante el público como una gran obra de arte. Entonces ya sabíamos que vendrían más obras como aquella por parte de Juan, pero no podíamos imaginar un trabajo tan sublime como el que presentó el pasado 18 de noviembre de nuevo en Yecla, su tierra, su casa. 

No era simplemente la presentación del disco de un ídolo, era un nuevo estreno para un buen amigo, tenía que estar allí para arroparle y ser participe de su gran día. Como el que asiste a la graduación de un amigo o familiar, la emoción y el orgullo de verle brillar y disfrutar del resultado de su trabajo. Le esperaba una nueva "medalla" reflejada en los aplausos del público después de alucinar con su talento.

Deseando que llegara el día, como si fuera nuestra propia presentación, los fans estábamos nerviosos y ansiosos por presenciar en directo la alegría y la emoción de Juan al mostrar al público cómo sus manos daban forma a este disco tan increíble. 

Preparé el viaje, con más de un mes de antelación, en cuanto supe la fecha de la presentación de "Human", el segundo trabajo de Juan. De nuevo la ilusión y la imaginación volaban soñando con el gran día. Durante ese mes disfrutaba cada vez que podía de este gran trabajo. En la anterior entrada, escrita en esos días, ya os acercaba lo que "Human" me transmitía y a dónde viajaba mi mente con cada tema.  

Casi sin darnos cuenta, el gran día llegó, madrugué para volver a la estación, un tren con destino a Villena me esperaba, cinco horitas de viaje a las que ya me he acostumbrado y cada vez me parecen más cortas. En el destino me esperaban dos de mis ángeles para darme un buen abrazo y compartir charla y almuerzo mientras hacíamos tiempo para reencontrarnos con el ángel de Barcelona cuyo tren llegaría un par de horas más tarde. El tiempo pasó volando como siempre entre nosotras, una camarera algo despistada, un salmón con aspecto y olor sospechosos, unas tostas de queso donde la cebolla más que caramelizada se encontraba como recién echada a la sartén, resultaron un almuerzo algo caro pero lleno de risas. (lugar al que no volveremos como podéis intuir) Pasadas las cuatro recogimos al cuarto ángel y tomamos rumbo a Yecla. 

Yecla se ha convertido en un lugar de ensueño, de reencuentros, de música, de alegría, de amigos, una segunda casa a la que volver para recargar las pilas. Adoro a esta tierra y a su gente por todo lo que representan para mí y de ellos sólo puedo contar maravillas. 

Tras un rato de descanso, una animada charla sobre viajes a destinos "desconocidos y de complicada reputación", nos preparamos para el concierto. Tocaba estrenar mi camiseta nueva y colgante de Human, sobre fondo negro, vaqueros, botas, cazadora... (ropa cómoda porque esa noche iba a ser larga). Nos reunimos con los miembros del fans club con los que habíamos quedado para tomar algo antes del concierto y nos reencontramos también con el quinto ángel. Por fin, juntos de nuevo, abrazos que no se olvidan y llegan al corazón. A algunos hacía solo unos meses que los había visto pero a otros hacía ya más tiempo. Siempre es una alegría volver a encontrarse en este camino. 

@Borja Alonso
Nuestro "brotonizador" llegó cargado de acreditaciones para los seguidores y familiares de Juan. Un gran homenaje a Juan convirtiéndonos en él por un día. "Hoy todos somos Juan Saurín". Con orgullo lucíamos nuestra foto en el cuerpo de un grande. Fue un placer convertirme en colaboradora para hacer entrega a todos los asistentes de unas mini mini mini (no, no es una errata) instrucciones para votar el trabajo de Juan en la revista "La Heavy" y las pegatinas con el lema de esa noche. Podemos decir que los enviados especiales cumplieron con su función.  

Con todo el público ya en sus asientos fui en busca de mi butaca y me dispuse a vivir otra noche inolvidable. El Teatro Concha Segura de Yecla es precioso y cada vez me atrapa más. Un escenario perfecto para una presentación tan especial de alguien tan grande como nuestro Juan. 

Gracias a mis ángeles por elegir tan buenos asientos, quinta fila - centro, justo de frente a nuestro ídolo. No podíamos tener mejor visión del escenario. Eran perfectos. En anteriores eventos, siempre he cogido asiento entre la primera y la tercera fila de butacas y había acabado con el cuello tieso (jajajaja).

@Silvia Solías
Sentada por fin en mi butaca, sólo unos minutos antes de que diera comienzo el show, la emoción crecía y el vello jugueteaba con erizarse anticipadamente conocedor de lo que sentiría posteriormente. Una primera vista al escenario y un recorrido visual por el patio de butacas mostraban un escenario engrandecido ante un aforo casi completo, cientos de personas con las miradas clavadas al frente preparadas para disfrutar de la MÚSICA con mayúsculas con la que nos iba a deleitar el grandísimo Juan Saurín. 

Abría la noche "Chaos" con una proyección de imágenes que nos acercan la evolución de la Humanidad que Juan pretendía hacernos llegar en este nuevo trabajo. Nombrados todos los temas del disco y una relación de imágenes (muchas de ellas ya imaginadas por mi tan sólo al sentir cada reproducción en casa), era curioso descubrir cómo al cerrar los ojos con "Human" habíamos podido percibir muchas de las sensaciones que él mismo nos quería acercar y ahora nos presentaba con las imágenes elegidas. Sonó brutal este Chaos como aperitivo para dar salida a los grandes músicos que esta noches nos iban a acompañar y arroparían a Juan una vez más. (Grandes Fer, Matt, Javi...)

@Silvia Solías
Con fuerza iniciábamos nuestro viaje a "Human" con "El Juego Acabó" donde Alberto Escarlatta a la voz estuvo grandioso, interpretó el tema al no poder estar Leo Jiménez en esta ocasión, y lo hizo de lujo. Tremenda garra en la voz y en su puesta en escena. Nuestro Juan empezaba a dar rienda suelta a su grandiosidad en la guitarra, sus manos derrochaban las horas de trabajo dedicadas a esta obra. El coro compuesto por los miembros del club de fans no defraudó, estábamos ansiosos por entonar cada palabra de esta gran canción que nos hace sacar una poderosa fuerza. Increíbles estas primeras sensaciones, no pude más que hacer un par de fotos, estaba embaucada con la magia del momento. No podía apartar mi vista del escenario.


Aplaudido Juan en su agradecimiento a los asistentes nos invitaba a disfrutar del concierto. Volví a ver en él la ilusión y el brillo en los ojos que ya tuviera en el estreno de Génesis, brillo que irradiaba y contagiaba a todos los que le conocemos. Felicidad plena en su rostro pese al nerviosismo de un gran noche por delante. 

@Silvia Solías
Llegaban "Atlas" y "Trust No More", dos temas totalmente instrumentales en los que cada instrumento interpretaba a la perfección su papel. No podía evitar volver a seguir cada movimiento de Juan, cada acorde, inconscientemente le sigo alucinada con su virtuosismo y con cada gesto. (Esto ya es un ritual en cada concierto). Me sentía algo atada a la butaca y es que verle y oírle tocar te invitan a alzarte y dar rienda suelta al cuerpo. Sentir cada nota como un impulso, como una llamada a dejarse llevar, el vello de punta con cada gesto del artista, emocionante poder estar allí en directo. Eran tantas las veces que había soñado con estar ahí, que no podía más que expulsar la alegría a través de cada aplauso.

Aparecía en escena la gran voz femenina con la que cuenta Juan en este disco, Neus Ferri, que nos emocionó con "La Luna Abraza el Sol".  Brillante, me impactó escucharla en directo, todo un descubrimiento. Traspasó al público con su interpretación y nos hizo emocionarnos, nos acarició con su voz y llevó la letra más allá dando vida a cada frase y haciéndonos partícipes de la historia. Juan, como no, brillaba de nuevo en este tema donde, a pesar de no ser instrumental, es su guitarra la que engrandece más si cabe el contenido del mismo, aportando la emoción precisa y el pellizquito necesario para llegarte al corazón.
@Silvia Solías

Continuamos el viaje con "Liberty", de nuevo el gran protagonista no defraudó, y puedo decir que, a mi especialmente, me llegó mucho más este tema en directo que en el disco. Percibí de una manera brutal esa libertad interpretada por las manos de Juan, es como si te contaran una historia, como si te invitaran a volar. Su presencia en el escenario se crecía por momentos y ahí estaba: un grande a las cuerdas enseñando lo que es capaz de conseguir con su talento. Emocionada viéndole disfrutar de cada segundo. (Habla la amiga, no la fan). Juan se adentraba en su "Human" para convertirse en instrumento hasta acabar el concierto. Es ya música plena en cada poro de su piel y eso se nota, se transmite, vibra en el espacio con cada nota tomando aire al salir de su guitarra. Cómo suelo decir, hombre y guitarra se funden para crear magia y espectáculo.

A modo de pequeño descanso, volvemos a disfrutar de la increíble proyección de Chronicles I que tanto nos emocionó dos años antes cuando se presentaba Génesis en este mismo escenario.

Saltan de nuevo los músicos al escenario y a la voz de Alberto nos regalan de nuevo "Como La Primera Vez", uno de los grandes temas del primer disco. ¡Ahora sí! Alberto, ¡ahora podemos acompañarte! La otra vez que nos vimos no hubo tiempo de aprendernos la letra y que te siguiéramos como te merecías. Ahora ha llegado el día de compartir contigo cada palabra de este bellísimo tema. Todo un lujo poder responder cada vez que nos invitabas a participar del momento. Volvimos todos a sentir y vibrar como la primera vez..
@Silvia Solías

Poniendo al público en pie, Alberto añade una magia especial a este "No diré Adiós". Sorprendentemente, al contrario de lo que pensaba, no me entristecí al escucharlo (su letra me lleva a momentos dolorosos), con el empuje y el ánimo que tanto voz como músicos dieron al tema, me emocioné mucho sí,  pero de alegría. Contra todo pronóstico, había disfrutado de esta letra con una emoción diferente, desde la perspectiva de la lucha y de una despedida con un dolor atenuado. Miraba a Juan buscando su interpretación, este chico transmite más con el cuerpo que el mejor guionista de cine, daba vida a cada estrofa y se sentía pletórico con el disfrute creciente en el patio de butacas. Para mí uno de los grandes momentos de la noche.

Dedicadas unas hermosas palabras de agradecimiento, y es que Juan se puede tirar dando las gracias horas y horas, no por discurso de los oscar, sino porque es una de las personas más agradecidas que os encontraréis en esta vida. Las lágrimas fluyen por su mención siempre, pero ten claro que no importa que hagamos más o menos kilómetros para verte, lo hacemos con ilusión y cariño, para nosotros no eres menos que los grandes a nivel mundial, si hay que llegar a hacer colas de días para verte, ten por seguro que una servidora estará allí.

Y llega el tema: ¡Ímpetus!, sí es de Génesis, pero para mí es la energía, es Juan, es su personalidad, su vitalidad, es la persona hecha acordes, mi tema favorito y de cabecera. Sé que no soy la única si confieso que con Ímpetus mi mente vuela a hacer locuras y ser libre, me enciende y me hace sentir poderosa, vamos que ¡me pone a mil! (upsss quizás no debería escribir esto...).
@Silvia Solías

Perfecto ecuador del concierto con el público rendido al gran Juan Saurín, disfrutando en cada instante con él y embobados con su talento.  Pero, cuando uno se emociona de verdad es cuando descubre al Juan romántico y siempre orgulloso de su María, bonitas palabras acuñadas desde el corazón por quién más aporta y apoya no sólo al músico sino al hombre.  No podía ser otro tema que "Mar" tan íntimo y personal el que pusiera el broche a esa especial dedicatoria a ella, a la que le completa. Imposible contener las lágrimas ante esta magnífica interpretación en la que Juan nos traslada su sentimiento. Cuando Una Guitarra llega al Corazón... aquí tiene todo el sentido el título de este blog.

Ilusionado, nos presenta a dos jóvenes que empiezan andadura desde la escuela de música y que ponen voz al tema "El día que vendrá" interpretado por Ilu Pérez en Génesis, Judit y Raquel serán las encargadas de volver a recordarnos que aún queda mucho por venir. Con el vídeo de Ilu en el fondo de pantalla, dos tímidas voces se van creciendo en el escenario mientras dedican miradas a Juan buscando su aprobación. Lo hicieron muy pero que muy bien y además pudieron sentir el calor del público que se animó para confortarlas y animarlas a relajarse y disfrutar de esta oportunidad. Toda una sorpresa y un momento muy tierno de complicidad entre los músicos más expertos y las dos jóvenes promesas para aportarles la seguridad que han de adquirir con cada escenario que pisen. Tal y como lo han hecho, seguro que tienen muchos escenarios por recorrer. Maravillosa actuación.
@Silvia Solías

Siguiendo en Génesis, volvemos a emocionarnos con "Las Horas", tema que a los seguidores de Juan nos tiene enganchados desde el principio y nos eriza la piel sólo con los primeros acordes. El Juan más perfeccionista y técnico se deja ver de nuevo. Viajamos una vez más a la historia detrás de la composición, difícil no sentir.

Está todo estudiado por nuestro Juan, sabe que es un tema perfecto para dar paso a uno de los grandes temas de "Human": "Éxodo"!!! Uno de los momentos más mágicos que he vivido en todos los conciertos en los que he estado ha sido éste. Increíbles las cuerdas, la acústica, el cambio de guitarra... Una puesta en escena muy especial, los violines, los chelos, uauuu... llorando desde el primer segundo, emoción es poco...  Juan, cuando me decías que en este disco había mucha música detrás por descubrir, sé que te referías a todo el conjunto, pero creo que "Éxodo" es el gran reflejo de la labor de composición, arreglos, armonías, técnica. Todo lo que alguien sin conocimiento del lenguaje musical, como yo, puede llegar a descubrir gracias a la labor tan talentosa de un gran artista. Un verdadero placer poder vivir este momento e intentar compartirlo con los demás. No es difícil escuchar este tema, cerrar los ojos y volar con la imaginación, como ya contara en la anterior publicación, pero su grandiosidad está ahora en su puesta en escena, no quieres imaginar, sólo quieres mantener la vista en cada detalles sobre el escenario, cada músico, cada instrumento, el ambiente... La magia que habéis sido capaces de crear y expandir por todo el teatro. Sólo recordarlo y me traslado a ese momento de felicidad compartida que se respiró en cada instante de esta interpretación. Gracias por crear y regalar un momento tan inolvidable. El gran aplauso tras este tema era sólo un aperitivo de lo que cerraría esta gran noche.
@Silvia Solías

Enérgicos de nuevo con el público en pie disfrutamos, cantamos, gritamos y lo dimos todo con "Highway Star" con las voces de Alberto y Neus sobre el escenario y un ambiente ya totalmente eufórico.

Para recomponer fuerzas nos quedamos con un sólo del gran Matt que hace que la batería tome vida y que todos nos pongamos en pie para acompañarle y disfrutar de su momento.

Juan regresa con unos de sus temas favoritos "Orion" de Metallica, el cuál nos vuelve a interpretar con gran acierto para deleite de los más metaleros. Los señores de Metallica deberían saber que si ahora me gustan más que antes es gracias a que un humilde guitarrista de Yecla me ha enseñado a disfrutarlos con más intensidad.¡ Grandes chicos como siempre!, (mis Tributo Metallica también en el corazón).

Cerramos el disco con "No Life 'Till Leather" con todo el calor del público y donde los fans ya no podíamos permanecer sentados, aunque quisiéramos, sabíamos que quedaba poco para acabar la noche y queríamos darlo todo hasta el final, en cierto modo, que Juan se diera cuenta de que estábamos alucinando y disfrutando al máximo con su trabajo.

@Silvia Solías
El final, lo seleccionó Juan para presentar a todos los músicos que lo arroparon, agradeciendo a través de este "Rockin 'in the Free World" la presencia y trabajo realizado por cada uno de ellos, un equipo, con un engranaje perfecto, que nos hizo vibrar toda la noche. Sólo podíamos saltar y aplaudir como si acabáramos de vivir un majestuoso concierto en uno de los mayores estadios del mundo. Quizás era sólo un teatro, quizás no eramos miles, pero el aire estaba cargado de ilusión, agradecimiento, expectación, admiración, entusiasmo, todo un cúmulo de sensaciones que no tienen precio y hacían que pareciéramos una multitud extasiada ante grandes como Metallica, U2 o los Maiden. Esto se demostró con el larguísimo y sonoro aplauso final, interminable como reconocimiento a un trabajo espectacular, una puesta en escena tremenda y un músico grandioso como nexo para crear otra gran obra de arte. Con todo el teatro en pie, aplaudiendo al unísono, con muchos de nosotros con lágrimas en el rostro, hicimos nuestro pequeño homenaje a este nuestro Juan Saurín y a quiénes le han acompañado a la perfección.

Los fans nos quedamos a "cerrar el teatro" ansiosos por darle el gran abrazo que se merecía esta noche nuestro ídolo. Exaltados y entusiasmados por todo lo vivido, le esperábamos con emoción. Juan, siempre tan atento, salió a compartir unos momentos con nosotros, aún con la camiseta empapada por el esfuerzo de esta gran noche. Pudimos saborear un rato más con los músicos, quiénes no tuvieron reparo en atendernos, firmarnos e incluso fotografiarse con nosotros, no era algo previsto, tampoco pretendíamos asaltarlos, pero no podíamos dejar pasar la oportunidad. Con algunos de ellos ya nos une la vivencia de muchos conciertos compartidos y siempre es de agradecer los minutos que te regalan y la cercanía que demuestran.

Entre firmas y fotos, uno de los ángeles aprovechó para hacerse con el set list de la noche, ¡Sí! ¡Juan lo tenemos!. En Jaén está uno de los originales (de ahí que haya seguido la cronología de los temas esta vez)  y me hace especial ilusión, porque, no es un simple listado de temas a tocar, hay mucho más detrás. Dos folios de organización, de un show estudiado y programado, como quién prepara sus notas para el gran examen, hay mucho de Juan en ello, hay vida, hay recordatorios (que no te vinieron mal en algunos momentos...) y hay agradecimiento y compañerismo. Sin duda uno de los recuerdos más especiales que me llevo de un concierto.

Fue una noche mágica para todos, músicos, público, fans, familia... como decía al principio, casi de la graduación de un ser querido se trataba, y terminamos como no con la euforia de saberle graduado no sólo con nota sino con mención de honor.

Después, como ya es habitual, nos juntamos unos cuantos para celebrarlo y comentar la noche. Cierre perfecto, como siempre. ¿Estos ratitos?, me los guardo para mí y para quienes nos acompañaron.

Termino hoy esta entrada, con "Human" de fondo, una tarde de relax, una vela encendida y una copa de vino, disfrutando hoy tanto como lo hiciera aquella noche. Maneras distintas de degustar una gran obra de arte, pero todas ellas llenas de sentimiento y como no de alegría. "Human" se deja querer en muchos formatos.


Y no puedo irme sin mi despedida particular al Gran artífice de estos sentimientos: Juan Saurín. Graciasssssss!!!! Enorme el trabajo y si Génesis me gustó, con Human me has despertado un lado más imaginativo, más personal, y quizás sea por toda esa música que hay detrás, es un disco que me acompaña en muchos momentos y con emociones muy distintas. Ya sabes lo que te aprecio y que estoy deseando volver a verte en directo, queda poquito, así que en nada: abrazacooooo. Gracias por leerme también, me hace especial ilusión que por este ratito me sigas tu a mí. Espero haber sabido transmitir lo que vivimos muchos aquella noche y que esto sirva para que lo tengas guardado por siempre. Un besazo a María y a ti, ¡que os veo pronto! Muacks.


Para los que quieran una crónica más especializada, os dejo aquí una de las publicadas por mi amigo Andrés Brotons :  https://diosesdelmetal.org/cronica-juan-saurin-magia-inhumana/          




            ¡Fin de fiesta con mi querido amigo Juan! 😉
@Silvia Solías











domingo, 5 de noviembre de 2017

HUMAN toda una banda sonora

Lo confieso, soy una de esas personas que sueñan despiertas, que imaginan cada detalle de la escena narrada en un pequeño párrafo de un viejo libro, cuando veo una película no me conformo con su final y continúo mi propio guión, escucho un CD y me imagino a mi misma en ese concierto. Dejo llevar mi imaginación a cada instante, no, no vivo de ilusiones, tengo los pies bien anclados, pero mis emociones se dejan perder en historias que se cruzan en mi pensamiento, historias que en muchas ocasiones me hacen sonreír o entristecerme. 

Con Human me he visto envuelta en toda una película, cientos de escenas han pasado por mi mente en las decenas de veces que he escuchado cada uno de sus temas. Juan nos invita a recorrer la banda sonora de la historia de la humanidad en este trabajo épico y lleno de música, técnica y pasión. Seguidora de películas y novelas históricas he recreado cientos de escenas con algunos de los temas más profundos, pero más allá de ceñirme al sentido estricto de la evolución de la humanidad y sus dificultades, he volado a momentos más cotidianos de ese ser humano que se frustra, se rinde, se levanta, se enamora, que en definitiva, siente. 

Cada tema me transporta a una escena y películas distintas, o quizás a escenas que se entrelazan en lo que podría ser un guión de una novela de caballería donde nuestro protagonista es un talentoso músico que con su guitarra cuenta al mundo aquello que ha visto y vivido bueno y malo del ser humano, no sin atravesar duras pruebas y alguna lucha por hacerse oír y ser comprendido. 

El propio autor, Juan, encontrará alguna similitud en su interpretación y alguna pequeña locura, sin saber cómo se me ha podido ocurrir, pero espero que le guste mi visión de esta banda sonora. Si no, al menos, que le saque una pequeña sonrisa. Como ya he dicho antes, soy dada a dejar volar mi imaginación, por ello mi interpretación es muy libre y sobre todo, por mi escaso conocimiento musical, poco anclada a tecnicismos y valoraciones acústicas. 

HUMAN, toda una banda sonora...

Caminando sólo por un lugar desolado, arrastrando su vieja guitarra, mira a un lado y a otro y todo es gris y sin vida. Nuestro protagonista se introduce en este CHAOS completamente instrumental donde unas notas de piano nos llevan a la desolación y el vacío, no hay nada. Será él con su guitarra quién nos devuelva la ilusión y nos muestre el camino. 
  • Si alguno ha visto la película de "El Pianista" bien se puede trasladar al momento en que el protagonista sale de su escondite tras el bombardeo y se encuentra la calle vacía y todo destruido a su alrededor. Será ese viejo piano, el que toca en silencio quién le rescate de esa tristeza y le evada por momentos, el que posteriormente le ayudará a sobrevivir. (Es una de mis pelis favoritas) 
Soberbios, dictadores, ególatras, personajes que han impuesto su voluntad a lo largo de la historia, continúan hoy marcando nuestras vidas, pero EL JUEGO ACABÓ. Nuestro protagonista alza su voz, majestuosamente interpretada por Leo Jiménez, y se defiende con con garra, rabia y coraje, transmitiendo a quiénes le siguen la voluntad de no callarse ante el tirano, de seguir luchando. ¡Gritemos! ¡Hagámonos oír! Una voz grave acompañada de una guitarra llena de ira y fuerza a la vez, hacen que su discurso sea escuchado con atención por quienes se reúnen para gritar que pese a todo aún están en pie. 


Nuestro protagonista desde lo más alto de un rascacielos toca con pasión, con una potencia brutal desde el principio, TRUST NO MORE. Cerrar los ojos y verle tocar este tema es inevitable, asocias sus manos y su guitarra directamente con su gesto inequívoco de satisfacción. Un tema que habla por si sólo, no necesita ponerle letra, empuja a cada uno a soñarse en lo alto de ese edificio gritando al mundo: ¡No me volveré a dejar engañar! (Versión mejorada de un tema con el que Juan lleva años trabajando y que ha quedado impecable. Hasta los que no tenemos base para reconocer armonías o instrumentos, podemos comprender la intención y desgranar el trabajo realizado). 



En ATLAS nuestro protagonista corre para conseguir detener al enemigo, una escena llena de tensión y donde pese a todos los obstáculos persigue su objetivo hasta dar con el botón exacto para frenar la destrucción, no sin haber saltado antes de un helicóptero al vacío. (je je je ) Disfruta con su guitarra mientras se hace con la situación. Un tema para no quedarse quieto desde luego. 

Amor y desamor hasta rasgarse las vestiduras, entra en escena una mujer tremenda, fuerte, luchando en contra de ese amor que pese a doler cuesta dejar. Es ahora cuando LA LUNA ABRAZA AL SOL, y parece ser que se quema ¿O no?. Una interpretación espectacular de Neus Ferri a quién imagino tras la ventana de su habitación, mirando por una cortina entreabierta e intentando auto convencerse de no volver a caer en las garras de ese amor tormentoso. Suena aquí de fondo esa guitarra que cuerda tras cuerda lucha frente a ese dolor que produce un sentimiento tan grande como es el amor. 

Recorrido un largo camino, sentado al filo del famoso Púlpito noruego, tocando su guitarra algo decaído, tocando para si mismo, nuestro protagonista parece levantarse y querer tocar al mundo. Su guitarra se alza con LIBERTY para que rocas y agua hagan de altavoz a sus notas y su eco llegue al otro lado del planeta. Este tema que suena ahora llega a través del eco en forma de susurro de aliento para que aquellos, que desean ser libres, la perciban como un empujón a levantarse de su propio acantilado. 
  • La libertad ansiada por todos, uno de los instintos más antiguos de la humanidad y a la que tantas veces se le ha puesto banda sonora, ha encontrado aquí una de sus mejores versiones. (Te pones este tema mientras desayunas... y llegas al curro con unas ganas de comerte el mundo tremendas).

No hay película sin su buena escena subida de tono (vamos a llamarlo así), será en el MAR, donde rodemos la templanza, la ternura, la sensibilidad, la dulzura brotando desde el primer instante. Intimidad, sensualidad, caricias esperadas, una escena de pasión entre las olas. Será aquí donde las notas de esta guitarra rompan, como las olas en la orilla de este mar, en sensaciones en las que deseas perderte y dejarte llevar. 

Enfrentarse a la muerte es un complejo dilema tanto para aquél que se marcha como para quién le acompaña en el viaje. NO DIRÉ ADIÓS es esa escena que a todos duele pero que llega en uno u otro momento. Será aquí dónde nuestro protagonista tenga que que dejar marchar a uno de sus héroes. En la voz de un impecable Alberto Scarlatta me emociona un tema que me trae recuerdos tristes. Es ese momento de la película donde no puedes contener las lágrimas porque te identificas con el personaje, en este caso no es la imagen de Juan tocando la que invade mi mente, sino la de alguien que ya no está. La guitarra de nuestro protagonista araña con fuerza esa oscuridad y ese silencio. Simboliza la fuerza de quién se marcha y al mismo tiempo la rabia y el dolor de quién se queda. 

Pasamos al momento "serie de acción" donde nuestro protagonista juntos a su compañeros, al más puro estilo CSI aparecen en escena con sus gafas oscuras, sus ropas apretadas y sus armas corriendo para alcanzar a los malos. En NO LIFE 'TIL LEATHER más Metallica que nunca, Juan, Fer y Matt saltan al escenario con sus armas, en este caso sus instrumentos, para acabar con los malos, nosotros, a los que atrapan sin duda con su derroche de talento. Tema muy movido y cañero con el que saltará todo el patio de butacas. 

Llegamos a la última escena, solos, él y su guitarra, mirando al horizonte, apenas unos tímidos rayos de sol al atardecer y un hilo fino de aire acariciando sus manos. Llega el ÉXODO, donde el protagonista tras contemplar lo que ha dejado atrás, coge su guitarra y emprende un nuevo camino. En él contará a quiénes encuentre qué es #Human y lo hará con su fiel compañera: Su Guitarra. 
  • Hacía mucho que un tema no me erizaba el vello desde el primer segundo. Con Éxodo es difícil no emocionarse. Si ser un gran músico es tener la capacidad de transmitir un sentimiento en tan sólo 20 segundos y llegar al corazón del otro, aquí sin duda tenemos a uno de los mejores. No sé explicar con palabras lo que siento con este tema, melancolía, tristeza, alegría, una mezcla de todo. Las lágrimas toman camino por si solas sin necesidad de enviarles más información. Aquí creo que Juan se ha quedado muy a gusto tanto en su interpretación como en la composición. Me dijo en su día que en este disco había mucha música que desgranar y creo que en este tema le ha dado para mucho. Sin duda este sería el tema principal de mi película. 


¿Qué os ha parecido? Sin duda una manera distinta de contaros lo que me ha traído este nuevo disco de Juan desde el 15 de septiembre hasta hoy. Podré contaros algo más acerca de los sentimientos que me atraviesen cuando lo viva en directo el próximo 18 de noviembre. Estoy esperando con impaciencia ese día, porque sé que viajaré por una mundo entero de emociones y sin duda creo que será una de las puestas en valor del talento y la majestuosidad con una guitarra que hayamos visto nunca. 

Hacía mucho que no escribía con una sonrisa, y hoy es uno de esos días. Y es que la música, y lo he aprendido gracias a gente como Juan, te abre mucho la mente y te ayuda a sacar lo mejor de ti. Espero que os guste esta peculiar entrada y estoy con muchas ganas de veros a unos cuantos que me leéis por aquí en la presentación de #HUMAN. Momento que compartiremos con mucha ilusión.

Si Génesis es una obra maestra, #Human es la culminación de la unión del músico, el trabajo, la ilusión y también del fan (hay muchas inspiraciones aquí metidas), hay que decirlo, agitado todo en una coctelera pero dispuesto en la copa con toda la técnica y perfeccionismo del mundo (aquí sale el docente) para dar a probar uno de los mejores discos que se escucharán en mucho tiempo. 

Para los que no deduzcáis esto de mi relato (no es una crónica musical) os dejo una que si lo es y lo explica muy bien: http://www.metalcry.com/newspost/juan-saurin-human/   



A ti Juan, que sé que has leído esto, Gracias!!! como siempre, es para mi un honor poder escribir entradas como ésta donde el protagonista sin duda eres tú. Por cierto, ya me dirás que te ha parecido mi "curiosa película". Ganazas de verte amigo y darte un abrazacooo de los grandes.